Blogia
bibliotecosas

curiosa bibliothecaria

frente a los anaqueles el ojo errante goza

Umberto Saba (1833-1957) fue poeta y librero (no es el primero que aúna esta doble condición de los que han recaído por aquí). Regentó una librería de viejo en Trieste a la que alude esta hermosura de soneto (y van...) con la que he tropezado en este foro.

----------

Una extraña tienda de antigüedades
se abre, en Trieste, sobre una calle secreta.
Frente a los anaqueles el ojo errante goza,
de antiguas ediciones la pátina dorada.

Vive en ese lugar, tranquilo, un poeta.
De los muertos, en ese viviente lapidario,
cumple su obra, honesta y placentera,
del pensativo Amor, ignoto y solitario.

Morir deshecho por el fervor secreto
quisiera un día; sobre las amadas páginas
cerrar los ojos que han mirado tanto.

Y lo que de su tiempo no fue dicho
ni de su espacio, mucho más bello se lo dijo
el arte, mucho más dulce hizo su canto.

Umberto Saba

----------

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

de culto y grave bibliófilo

A Pío Baroja, narrador de cabecera de alguna amiga, le conocía la querencia por la Cuesta de Moyano; pero, a lo que parece, fue más cosmopolita de lo que suele pensarse. Valga este botón, con el que me topado en El rincón de Nora.

----------

BOUQUINISTE

Del puente de Solferino
hasta el quai de la Tournelle,
¡cuantas veces he pasado
en busca de algo que leer!
He recorrido los puestos
con una constancia fiel
de culto y grave bibliófilo,
aunque no lo llegue a ser.

Hace algo más de ocho lustros
que esa busca comencé;
puede que ya la abandone
por pereza o por vejez.
Conozco caja por caja
el muelle de Saint–Michel.
el de Conty y Montebello,
el de Orsay y el de Voltaire.
Estas orillas del Sena
son un inmenso almacén
de cuadros, libros y estampas
de viejo y nuevo a la vez.

Cuando voy en mi paseo
desde la estación de Orsay,
a la izquierda, sobre el río,
esto es lo que suelo ver:
el Louvre y las Tullerías,
la fuente del Chatelet,
el espolón de la isla
antigua de la Cité,
que tiene aspecto de barco,
con su proa y su bauprés,
y luego, como las velas,
de la nave parisién
en cielo claro o brumoso
con sol al atardecer,
las torres de Nôtre–Dame
es un cielo de satén.
Parece una tela suave
de Monet o de Sisley,
con tonos de rosa pálido
y colores de Vermeer.

A veces, entre las cajas
de libros, se empieza a ver
el cauce del Sena oscuro
como un canal holandés,
y al buen pescador de caña
con su anzuelo y su cordel,
que espera con optimismo
que en el agua pique un pez.

Yo tomo el Metro en la plaza
próxima de Saint–Michel,
y voy, cambiando estaciones,
a la calle de Marboeuf.
Allí me meto en mi cuarto
y me dedico a leer
lo que he comprado en un puesto
del muelle de Malaquais.

Pío Baroja

de la cuna a la sepultura

----------

BIBLIOMANÍA

Quiere "Bebé" ser grande a toda prisa,
y le dan un Catón... y algún azote.
Sin saber aún rezar el monigote,
le compran su primer libro de misa.

A su sed de aventuras y a su risa,
ya mozo, abre horizontes el "Quijote".
Glosa luego, atusándose el bigote,
las cartas de Abelardo y Eloísa.

Puesto ahora en trance de vivir despacio,
en su Tívoli umbroso y bien provisto
gusta la Odas y Épodos de Horacio.

Mas llega la vejez; y cuando ha visto
que el tránsito se acerca, y no reacio,
dase a aprender la "Imitación de Cristo".

Eduardo Luis del Palacio

---------- 

Filobiblion de Richard de Bury, capítulo 17

Ahí va el primer (y quizá postrer) resultado de mi empeño : un capítulo completo y la mar de sabroso del Filobiblion, traducido del latín por el que suscribe; y digo quizá postrer porque ha sido muy laborioso. El afán de poner esta obrita en la TTT en versión Creative Commons me pareció (me sigue pareciendo) una tarea bien maja... pero habrá que evaluar el ratio coste-en-tiempo/coste-en-trabajo/interés-del-asunto-para-el-resto-del-planeta... También pudiera ser que la cosa precisara (y/o se mereciese) un traductor más competente y/o más ágil: ante todo, considérese este texto como abierto a cualquier sugerencia de mejora que quien fuere tuviere a bien hacerme llegar de do estuviere :O)

En fin, que veremos qué sucede a partir de ahora, pero, en cualquier caso, mientras, y (un poco) en plan ahí-queda-eso, es un placer verdadero ofrecer este capitulín decimoséptimo de los 20 que dan forma a la obra de Richard de Bury :OD

--------- 

Capitulum XVII

De debita honestate circa librorum custodiam adhibenda

NON SOLUM Deo praestamus obsequium novorum librorum praeparando volumina, sed sacratae pietatis exercemus oicium, si eosdem nunc illaese tractemus, nunc locis idoneis redditos illibatae custodiae commendemus; ut gaudeant puritate, dum habentur in manibus, et quiescant secure, dum in suis cubilibus reconduntur. Nimirum post vestes et vascula corpori dedicata dominico, sacri libri merentur a clericis honestius contrectari, quibus totiens irrogatur injuria, quotiens eos praesumit attingere manus foeda. Quamobrem exhortari studentes super negligentiis vanis reputamus expediens, quae vitari faciliter semper possent et mirabiliter libris nocent.

In primis quidem circa claudenda et aperienda volumina sit matura modestia, ut nec praecipiti festinatione solvantur, nec inspectione finita sine clausura debita dimittantur. Longe namque diligentius librum quam calceum convenit conservari.

Est enim gens scholarium perperam educata communiter et, nisi majorum regulis refraenetur, infinitis infantiis insolesat. Aguntur petulantia, praesumptione tumescunt; de singulis judicant tanquam certi, cum sint in omnibus inexperti.

Videbis fortassis juvenem cervicosum, studio segniter residentem, et dum hiberno tempore hiems alget, nasus irriguus frigore comprimente distillat, nec prius se dignatur emunctorio tergere, quam subjectum librum madefecerit turpi rore; cui utinam loco codicis corium subderetur sutoris Unguem habet fimo fetente refertum, gagati simillimum, quo placentis materiae signat locum. Paleas dispertitur innumeras, quas diversis in locis collocat evidenter, ut festuca reducat quod memoria non retentat. Hae paleae, quia nec venter libri digerit nec quisquam eas extrahit, primo quidem librum a solita junctura distendunt, et tandem negligenter oblivioni commissae putrescunt.

Fructus et caseum super librum expansum non veretur comedere, atque scyphum hinc inde dissolute transferre; et quia non habet eleemosynarium praeparatum, in libris dimittit reliquias fragmentorum. Garrulitate continua sociis oblatrare non desinit , et dum multitudinem rationum adducit a sensu physico vacuarum, librum in gremio subexpansum humectat aspergine salivarum. Quid plura? statim duplicatis cubitis reclinatur in codicem et per breve studium soporem invitat prolixum, ac reparandis rugis limbos replicat foliorum, ad libri non modicum detrimentum.

Jam imber abiit et recessit et flores apparuerunt in terra nostra. Tunc scholaris quem describimus, librorum neglector potius quam inspector, viola, primula atque rosa necnon et quadrifolio farciet librum suum. Tunc manus aquosas et scatentes sudore volvendis voluminibus applicabit. Tunc pulverulentis undique chirothecis in candidam membranam impinget et indice veteri pelle vestito venabitur paginam lineatim. Tunc ad pulicis mordentis aculeum sacer liber abicitur, qui tamen vix clauditur infra mensem, sed sic pulveribus introjectis tumescit quod claudentis instantiae non obedit.

Sunt autem specialiter coercendi a contrectatione librorum juvenes impudentes, qui cum litterarum figuras effigiare didicerint, mox pulcherrimorum voluminum, si copia concedatur, incipiunt fieri glossatores incongrui et ubi largiorem marginem circa textum perspexerint, monstruosis apparitant alphabetis; vel aliud frivolum qualecunque quod imaginationi occurrit celerius, incastigatus calamus protinus exarare praesumit. Ibi Latinista, ibi sophista, ibi quilibet scriba indoctus aptitudinem pennae probat, quod formosissimis codicibus quo ad usum et pretium creberrime vidimus obfuisse.

Sunt iterum fures quidam libros enormiter detruncantes, qui pro epistolarum chartulis schedulas laterales abscindunt, Iittera sola salva; vel finalia folia, quae ad libri custodiam dimittuntur, ad varios abusus assumunt; quod genus sacrilegii sub interminatione anathematis prohiberi deberet.

Convenit autem prorsus scholarium honestati ut, quotiens ad studium a refectione reditur, praecedat omnino lotio lectionem, nec digitus sagimine delibutus aut folia prius volvat, aut signacula libri solvat. Puerulus lacrimosus capitalium litterarum non admiretur imagines, ne manu fluida polluat pergamenum; tangit enim illico quicquid videt. Porro laici, qui librum aeque respiciunt resupine transversum sicut serie naturali expansum, omni librorum communione penitus sunt indigni.

Hoc etiam clericus disponat, ut olens ab ollis lixa cinereus librorum lilia non contingat illotus, sed qui ingreditur sine macula pretiosis codicibus ministrabit. Conferret autem plurimum tam libris quam scholaribus manuum honestarum munditia, si non essent scabies et pustulae characteres clericales.

Librorum defectibus, quoties advertuntur, est otius occurrendum; quoniam nihil grandescit citius quam scissura, et fractura, quae ad tempus negligitur, reparabitur postea cum usura.

De librorum armariis mundissime fabricandis, ubi ab omni laesione salventur securi, Moyses mitissimus nos informat, Deuteron. uno et tricensimo: Tollite, inquit, librum istum et ponite illum in latere arcae foederis Domini Dei vestri. O locus idoneus et bibliothecae conveniens, quae de lignis sethim imputribilibus facta fuit auroque per totum interius et exterius circumtecta! Sed omnem inhonestatis negligentiam circa libros tractandos suo Salvator exclusit exemplo, sicut legitur Lucae quarto. Cum enim scripturam propheticam de se scriptam in libro tradito perlegisset, non prius librum ministro restituit, quam eundem suis sacratissimis manibus plicuisset. Quo facto studentes docentur clarissime circa librorum custodiam quantumcunque minima negligi debere.

Capítulo 17

Se ha de mostrar la debida consideración en la custodia de los libros

No sólo demostramos deferencia a Dios preparando volúmenes de libros nuevos, sino que también practicamos oficio de piedad sagrada si manejamos los libros con cuidado, y si, devolviéndolos a sus sitios adecuados, los confiamos en custodia inviolable; para que se complazcan en su pureza, cuando los tenemos en las manos, y descansen con seguridad, cuando los devolvemos a sus cubiles. De cierto que, tras los cobertores y cálices consagrados al cuerpo del Señor, merecen ser tratados con consideración por los clérigos los libros sagrados, a los que tantas veces se causa daño cuantas se les toma con las manos sucias. Por lo que consideramos conveniente advertir a los estudiantes acerca de diversas negligencias que pueden evitarse siempre con facilidad y perjudican extraordinariamente a los libros.

En primer lugar en cuanto al abrir y cerrar los volúmenes, que se muestre la oportuna moderación, a fin de no acelerar su ruptura, ni dejarlos, una vez concluido su examen, sin cerrarlos como es debido. Pues conviene conservar con mucho mayor celo un libro que un zapato.

Pero en realidad la estirpe de los estudiantes está, por lo general, mal educada, y, si no se ven refrenados por las reglas de sus mayores, se envanecen en puerilidades sin número. Se conducen con descaro, se hinchan en su arrogancia; juzgan acerca de cualquier cosa como si estuvieran en lo cierto, aun cuando son inexpertos en todas.

Verás acaso al joven obstinado, sentado indolentemente ante sus estudios, y, cuando el frío del invierno arrecia y la nariz empapada, aterido de frío, le gotea, no por ello se digna a enjugársela con su pañuelo hasta que ha regado el libro que tiene debajo con su repugnante rocío; ojalá que en lugar del códice tuviera un delantal de zapatero. Tiene las uñas llenas de porquería fétida, negra como el azabache, con la que marca el lugar de algún pasaje de su agrado. Distribuye infinidad de pajas, que coloca bien visibles en diversos sitios, para que los tallos le recuerden lo que su memoria no retenga. Estas pajas, que ni el libro tiene vientre para digerir y nadie extrae, en primer lugar distienden las sólidas ligaduras del libro, y, por fin, entregadas negligentemente al olvido, se pudren.

No vacila en comer fruta y queso sobre el libro abierto, o en llevar la copa de aquí a allá con indiferencia; y, como no tiene bolsa a mano, deja caer en el libro los restos que quedan. De cháchara constante, no cesa de discutir con sus compañeros, y, mientras aduce múltiples razones vacías de sentido, moja el libro semiabierto en su regazo con las salivas que salpica. ¿Qué más? Al punto, doblando los codos, se inclina sobre el códice y al poco el estudio le provoca un largo sueño; entonces, al deshacer las arrugas, dobla los bordes de las hojas, con no poco perjuicio para el libro.

Ya la lluvia pasó y se marchó, y las flores han brotado sobre nuestra tierra. Entonces el estudiante que hemos descrito, destructor más que lector de libros, llena su libro de violetas, prímulas, de rosas y tréboles. Entonces emplea sus manos húmedas y sudorosas para volver los volúmenes. Entonces toca el blanco pergamino con guantes polvorientos por todos lados, y recorre la página línea a línea con el índice cubierto de cuero viejo. Entonces, al aguijón del mordisco de una pulga, arroja de sí el sacro libro, que apenas se cerrará ya durante un mes, hasta que se hincha tanto con el polvo que le entra, que no obedece al intento de cerrarlo.

Se ha de prohibir especialmente el manejo de libros a los jóvenes desvergonzados, que, en cuanto han aprendido a formar las letras, en seguida se convierten en feroces comentaristas impertinentes de los más bellos volúmenes, y, en cuanto reconocen un margen amplio alrededor del texto, disponen alfabetos monstruosos; o, cualquier otra frivolidad que se les venga a la imaginación de repente, al punto su cálamo impune comienza a escribirla. Allí el latinista, el sofista, o quienquiera que sea el escriba inculto prueba la aptitud de su pluma, lo que hemos visto con muchísima frecuencia que daña en su uso y su valor los códices más hermosos.

Además hay una especie de ladrones que mutilan los libros enormemente, los que recortan los márgenes laterales para material de cartas, dejando sólo el texto; o se reservan las hojas finales, que se dejan para guarda del libro, para diversos abusos; lo que debiera prohibirse bajo amenaza de anatema.

Conviene también del todo a la honestidad de los estudiantes que, toda vez que regresen de la comida al estudio, el lavado preceda siempre a la lectura, para que el dedo untado de grasa no vuelva las hojas o disuelva las marcas del libro. Que el niño llorón no admire las imágenes de las letras capitales, ni manche el pergamino con las manos mojadas; pues enseguida toca aquello que ve. Además, los laicos, que miran del mismo modo el libro dado la vuelta y del revés que abierto del modo propio, son profundamente indignos de toda comunión con el libro.

También que el clérigo disponga, para que el maloliente cantinero sucio de ollas no toque las hojas de lirio de los libros, sino que el que ha entrado inmaculado sirva a los preciosos códices. Además convendría muchísimo, tanto a los libros como a los estudiantes, la limpieza de las honestas manos, si la sarna y las pústulas no fueran características de los clérigos.

Siempre que advirtamos defectos en los libros se han de afrontar de inmediato; ya que nada crece más deprisa que un desgarro y un roto, que, descuidados a su tiempo, se reparan luego con intereses.

Moisés, el más benigno de los hombres, nos instruye acerca de la fabricación de los armarios más limpios para los libros, en los que se encuentren salvos y seguros de todo daño, en el Deuteronomio, cap. 31: Tomad, dice, este libro y ponedlo en un lado del arca de la alianza con el Señor vuestro Dios. ¡Oh lugar idóneo y conveniente para la biblioteca, hecho de madera incorruptible de setim y recubierto de oro por todo el exterior y el interior! También el Salvador rechaza con su ejemplo toda negligencia deshonesta en el trato de los libros, como se lee en Lucas, cap. 4. Pues cuando terminó de leer la escritura profética, escrita por él mismo, en el libro que se le trajo, no devolvió el libro al sacerdote hasta que no lo plegó con sus muy sagradas manos. Con lo cual se enseña a los estudiantes clarísimamente que, acerca de la custodia de los libros, no se deben descuidar lo más mínimo.

...de Bury, Catorze y la Vicipaedia...

Una antigua ambición, inconfesa hasta hoy, de bibliotecosas viene siendo la de hacernos con un ejemplar viejo del Filobiblion de Richard de Bury: una traducción castellana lo suficientemente añosa como para estar libre de derechos… e irla posteando.

El bueno de Catorze --que tiene para dar y tomar y que, como Picasso, “no busca: encuentra” ;O)-- sabe de mi afición por los latines y me pasa el enlace a la Latin library: un repositorio de lo más surtido de literatura latina a texto completo… entre los recursos que ofrece me topo con el texto latino de la obra antedicha, considerada el primer tratadín de bibliofilia de la historia; así que… ya sólo tenemos que traducirlo y “postularlo”, ¿no? :O)

Estooooooooo… ¿hay algún latinista en la sala?

----------

P.S.: aprovecho para compartir algunos de mis “favoritos” latinos:

  • Un recurso similar a la Latin library era (parece desaparecida, doy el enlace al caché de Google) la Bibliotheca Augustana, con el aliciente añadido de que toda la web estaba construida en el idioma de Catulo (con un sistema de navegación impagable: Domus, Ad lectores, Quid novi?, Responsa… y mi favorito: Epistulae electronicae :O); la leyenda del contador de visitas rezaba: “hospites carissimos abacus meus numeravit”). Actualizo: ayer parecía no funcionar, pero sigue disponible, deo gratia :O)
  • En el portal Cultura clásica, amén de muchas otras cosas, el curioso que quiera saber el significado de, pongamos, facere soloecismum, puede consultar un estimulante léxico erótico latino ;O)
  • Y, por supuesto, indispensable echarle un ojo a la Wikipedia en latín: sí, la VICIPAEDIA LATINA, que saluda al visitante con un “Ave! Vicipaedia cooperandi opus est ut creatur Libera Encyclo­paedia. Omnes ad partici­pandum invitati sunt. Nunc sunt 4,312 articuli.” ;O)

¡Ave atque vale!

Ah, y gracias, XIV :OD

----------

P.S. (02/02/2006): si os gustó lo de epistulae electronicae no os perdáis el término para la WWW en latín... la TTT: Tela Totus Terra :OD

...libro, déjame libre...

Cuesta concebir dos poéticas más divergentes que las de Borges y Neruda; el uno cincela versos, al otro le chorrean, los exhuda... El caso es que ambos dos han abundado en asuntos libroides... con bien diversa orientación: lo que en Borges es casi reverencia, en Neruda es bastante más ambiguo... Vamos, que no me imagino a Borges firmando versos del cariz de Libro, cuando te cierro abro la vida..., o ...vuelve a tu biblioteca, yo me voy por las calles...

Ha poco recogíamos aquí la Oda a la tipografía del chileno; su primer volumen de odas elementales (1954) contiene dos dedicadas al libro; son muy conocidas; aún así me traigo la primera (otro día le hago entrada a la segunda).

----------

ODA AL LIBRO (I)

Libro, cuando te cierro
abro la vida.
Escucho
entrecortados gritos
en los puertos.
Los lingotes del cobre
cruzan los arenales,
bajan a Tocopilla.
Es de noche.
Entre las eslas
nuestro océano
palpita con sus peces.
Toca los pies, los muslos,
las costillas calcáreas
de mi patria.
Toda la noche pega en sus orillas
y con la luz del día
amanece cantando
como si despertara una guitarra.

A mí me llama el golpe
del océano. A mí
me llama el viento,
y Rodríguez me llama,
José Antonio,
recibí un telegrama
del sindicato "Mina"
y ella, la que yo amo
(no les diré su nombre),
me espera en Bucalemu.

Libro, tú no has podido
empapelarme,
no me llenaste
de tipografía,
de impresiones celestes,
no pudiste
encuadernar mis ojos,
salgo de ti a poblar las arboledas
con la ronca familia de mi canto,
a trabajar metales encendidos
o a comer carne asada
junto al fuego en los montes.
Amo los libros
exploradores,
libros con bosque o nieve,
profundidad o cielo,
pero
odio
el libro araña
en donde el pensamiento
fue disponiendo alambre venenoso
para que allí se enrede
la juvenil y circundante mosca.
Líbro, déjame libre.
Yo no quiero ir vestido
de volumen,
yo no vengo de un tomo,
mis poemas
no han comido poemas,
devoran
apasionados acontecimientos,
se nutren de intemperie,
extraen alimento
de la tierra y los hombres.
Libro, déjame andar por los caminos
con polvo en los zapatos
y sin mitología:
vuelve a tu biblioteca,
yo me voy por las calles.

He aprendido la vida
de la vida,
el amor lo aprendí de un solo beso,
y no pude enseñar a nadie nada
sino lo que he vivido,
cuanto tuve en común con otros hombres,
cuanto luché con ellos:
cuanto expresé de todos en mi canto.

Pablo Neruda

----------

NERUDA, Pablo. Odas elementales. Barcelona: Random House Mondadori, 2003. ISBN: 84-9759-817-2. 253 p.

...porque el mundo es un libro que nos lee...

ELOGIO DE LOS LIBROS  

Por la descripción del paraíso, y la ceguera de Tobías y por el viaje de Jonás alojado en el vientre de una ballena.
 
Por las aventuras de Ulises a través de un mar color de vino y por la explicación de sus hazañas hasta que pudo regresar a Ítaca.
 
Por las enseñanzas de Virgilio acerca del tiempo que nos huye, irremediable, y, cómo no, por las de Horacio, que nos animó a disfrutar del momento que pasa y a llevar una vida retirada y modesta. 
  
Por los jardines y fuentes de los versos árabigos, porque evocan la pérdida del inmenso desierto.
 
Por la flor del cerezo y la luna y el río, y por los pabellones y por las batallas que cantan los poemas de los clásicos chinos.

[...]

Álvaro Valverde

----------

(tenéis el texto completo de esta delicia de elogio en el enlace; confieso que no lo conocía; di con él gracias a la lista de correo Animación a la lectura, que, por cierto, abre blog)

olor a moho, y a ratón, y a cera...

Ir añadiendo hallazgos a nuestra pequeña (aún) colección de sonetos libroides es una pequeña alegría :O)

El de hoy, bien construido y sabio en creación de ambiente, lo hemos tomado de aquí (buen recurso este Portal del libro ).

---------- 

EX LIBRIS 

Tomo de antiguo cuño, que tenía
Olor a moho, y a ratón, y a cera.
No sé por qué, temblando, día a día
Yo lo abría en la página primera.

Allí estaba, con rara ortografía,
Escrito el nombre de la obra. Y era
Debajo de él una litografía,
Quizás de alguno que murió en la hoguera.

Calzaba, con la punta hacia adelante,
Una capucha como la del Dante.
Un aire de perfidia y de sarcasmo

Roía sus facciones aguzadas.
Y al pie, entre dos serpientes enlazadas,
Esta palabra misteriosa: Erasmo .

Horacio Rega Molina

Bodonis algebraicos...

ODA A LA TIPOGRAFÍA

Letras largas, severas,
verticales,
hechas
de línea pura,
erguidas
como el mástil
del navío
en medio
de la página
llena
de confusión y turbulencia,
Bodonis
algebraicos,
letras
cabales,
finas
como lebreles,
sometidas
al rectángulo blanco
de la geometría,
vocales
elzeviras
acuñadas
en el menudo acero
del taller junto al agua,
en Flandes, en el norte
acanalado,
cifras
del ancla,
caracteres de Aldus,
firmes como
la estatura
marina
de Venecia
en cuyas aguas madres,
como vela
inclinada,
navega la cursiva
curvando el alfabeto:
el aire
de los descubridores
oceánicos
agachó
para siempre el perfil de la escritura.

Desde
las manos medioevales
avanzó hasta tus ojos
esta
N
este 8
doble
esta
J
esta
R
de rey y de rocío.
Allí
se trabajaron
como si fueran
dientes, uñas,
metálicos martillos
del idioma.
Golpearon cada letra,
la erigieron,
pequeña estatua negra
en la blancura,
pétalo
o pie estrellado
del pensamiento que tomaba forma
del caudaloso río
y que al mar de los pueblos navegaba
con todo
el alfabeto
iluminando
la desembocadura.
El corazón, los ojos
de los hombres
se llenaron de letras,
de mensajes,
de palabras,
y el viento pasajero
o permanente
levantó libros
locos
o sagrados.
Debajo
de las nuevas pirámides escritas
la letra
estaba viva,
el alfabeto ardiendo,
las vocales,
las consonantes como
flores curvas.
Los ojos
del papel, los que miraron
a los hombres
buscando
sus regalos,
su historia, sus amores,
extendiendo
el tesoro
acumulado,
esparciendo de pronto
la lentitud de la sabiduría
sobre la mesa
como una baraja,
todo
el humus
secreto
de los siglos,
el canto, la memoria,
la revuelta,
la parábola ciega,
de pronto
fueron
fecundidad,
granero,
letras,
letras
que caminaron
y encendieron,
letras
que navegaron
y vencieron,
letras
que despertaron
y subieron,
letras
que libertaron,
letras
en forma de paloma
que volaron,
letras
rojas sobre la nieve,
puntuaciones,
caminos,
edificios
de letras
y Villon y Berceo,
trovadores
de la memoria
apenas
escrita sobre el cuero
como sobre el tambor
de la batalla,
llegaron
a la espaciosa nave
de los libros,
a la tipografía
navegante.

Pero
la letra
no fue sólo belleza,
sino vida,
fue paz para el soldado,
bajó a las soledaades
de la mina
y el minero
leyó
el volante duro
y clandestino,
lo ocultó en los repliegues
del secreto
corazón
y arriba,
sobre la tierra,
fue otro
y otra
fue su palabra.
La letra
fue la madre
de las nuevas banderas,
las letras
procrearon
las estrellas
terrestres
y el canto, el himno ardiente
que reúne
a los pueblos,
de
una
letra
agregada
a otra
letra
y a otra,
de pueblo a pueblo fue sobrellevando
su autoridad sonora
y creció en la garganta de los hombres
hasta imponer la claridad del canto.

Pero,
tipografía,
déjame
celebrarte
en la pureza
de tus
puros perfiles,
en la redoma
de la letra
O,
en el fresco
florero
de la
Y
griega,
en la
Q
de Quevedo
(¿cómo puede pasar
mi poesía
frente a esa letra
sin sentir el antiguo escalofrío
del sabio moribundo?),
a la azucena
multi
multiplicada
de la
V
de victoria,
en la
E
escalonada
para subir al cielo,
en la
Z
con su rostro de rayo,
en la P
anaranjada.

Amor,
amo
las letras
de tu pelo,
la
U
de tu mirada,
las
S
de tu talle.
En las hojas
de la joven primavera
relumbra el alfabeto
diamantino,
las esmeraldas
escriben tu nombre
con iniciales frescas del rocío.
Mi amor,
tu cabellera profunda
como selva o diccionario
me cubre
con su totalidad
de idioma
rojo.
En todo,
en la estale
del gusano
se lee,
en la rosa se lee,
las raíces
están llenas de letras
retorcidas
por la humedad del bosque
y en el cielo
de Isla Negra, en la noche,
leo,
leo
en
el firmamento frío
de la costa,
intenso,
diáfano de hermosura,
desplegado,
con estrellas capitales
y minúsculas
y exclamaciones
de diamante helado,
leo, leo
en la noche de Chile
austral, perdido
en las celestes soledades
del cielo,
como en un libro
leo
todas
las aventuras
y en la hierba
leo,
leo
la verde, la arenosa
tipografía
de la tierra agreste,
leo
los navíos, los rostros
y las manos,
leo
en tu corazón
en donde
viven
entrelazados
la inicial
provinciana
de tu nombre
y
el arrecife
de mis apellidos.
Leo
tu frente,
leo
tu cabellera
y en el jazmín
las letras
escondidas
elevan
la incesante
primavera
hasta que yo descifro
la enterrada
puntuación
de la amapola
y la letra
escarlata
del estío:
son las exactas flores de mi canto.

Pero,
cuando
despliega
sus rosales
la escritura,
la letra
su esencial
jardinería,
cuando lees
las viejas y las nuevas
palabras, las verdades
y las exploraciones,
te pido
un pensamiento
para el que las ordena
y las levanta,
para el que para
el tipo,
para el linotipista
con su lámpara
como un piloto
sobre
las olas del lenguaje
ordenando
los vientos y la espuma,
la sombra y las estrellas
en el libro:
el hombre
y el acero
una vez más reunidos
contra el ala nocturna
del misterio,
navegando,
horadando,
componiendo.

Tipografía,
soy
sólo un poeta
y eres
el florido
juego de la razón,
el movimiento
de los alfiles
de la inteligencia.
No descansas
de noche
ni de invierno,
circulas
en las venas
de nuestra anatomía
y si duermes
volando
durante
alguna noche o huelga
o fatiga o ruptura
de linotipia
bajas de nuevo al libro
o al periódico
como nube
de pájaros al nido.
Regresas
al sistema,
al orden
inapelable
de la inteligencia.

Letras
seguid cayendo
como precisa lluvia
en mi camino.
Letras de todo
lo que vive
y muere,
ltras de luz, de luna,
de silencio,
de agua,
os amo,
y en vosotras
recojo
no sólo el pensamiento
y el combate,
sino vuestros vestidos,
sentidos
y sonidos:
A
de gloriosa avena,
T
de trigo y de torre
y
M
como tu nombre
de manzana.

 

Pablo Neruda

----------

ADVERTENCIA: no, no he descacharrado la plantilla CSS: el verso libre es lo que tiene :OP

----------

Doy la referencia abajo, aunque yo el poema lo he encontrado aquí

NERUDA, Pablo. Nuevas odas elementales; Tercer libro de odas. Barcelona: Ediciones de bolsillo, 2003. ISBN: 8497598180. 416 p.

----------

Más poemas de trasunto tipográfico en Bibliotecosas:

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

¡aguante Inma!

Hay que hacer causa...

Lo dicho: bienvenida, oh Inma, la ojizarca, la de múltiples afeites... primigenia musa y fetiche del bibliodocublogomundo este :O)

una bibliotecoide en lo de Orwell

Me llamo Inma, soy de Granada Guadix, y soy licenciada en biblioteconomía y documentación...

Me he quedado patidifuso, patitieso y yo creo que hasta patizambo... acabo de oir esto en la tele... en ¡¡¡¡Gran Hermano!!!! :O)

Suerte chica, que no se diga que es que no somos corporativos :O)

----------

P.S. (21/10/2005): al parecer lo posteamos simultáneamente Barbol, Catorze y el que suscribe... pero la cosa se comenta en donde Barbol, así que Véase Véase.

P.S. (22/10/2005): seguimiento exhaustivo en véaseademás, en donde se da razón también de los comentarios de otros bibliodocublogueros...

Bienvenida, oh Inma, la ojizarca, la de múltiples afeites... primigenia musa y fetiche del bibliodocublogomundo este :O)

Un librero asesino que llega de Barcelona

Es tiempo de listas de distribución en el bibliodocublogomundo... Ferrán y yo ya manteníamos una pequeña (dos miembros) lista de distribución por correo... postal :O) Le costó tomar impulso y ha tenido que solventar más de un apuro, pero, como podéis apreciar en la imagen, ¡funciona!



Gracias, Ferrán, majo: me lo han dado esta mañana; cuánto esmero en el envoltorio... ¡como que el resto de la mañana me lo he pasado desenvolviendo el bulto! :O)

bibliotecario orco

Anoche, partida de Magic con Yav, Anonymous y una deliciosa damisela... (mi primera partida en... ¿una década?). Yav y Anonymous traían enooooormes bicharrachos de nombres impronunciables y aspecto tremebundo; a cambio yo saqué mi Bibliotecario orco... :OP
Duró un par de turnos encima de la mesa antes de las criaturitas de Yav lo dejaran frito :O(
Requiescat in pacem, sit tibi terra levis ;O)



----------

P.S.: probablemente no sea el mejor naipe de Magic del universo mundo, pero tampoco es cualquier cosa: obsérvese que mi bibliotecario orco es lector de Burroughs... ¿o tal vez se trata de su propio "almuerzo"? :OD

----------

P.S.P.S.: gracias, Yav y Anonymous, por la velada, fue muy agradable :O)

----------

P.S.P.S.P.S.: "Volverééééééééééé" (bibliotecario orco dixit) :OP

----------

P.S.P.S.P.S.P.S.: Y si somos los más friquis bueno y quééééééé, y si somos los más friquis bueno y quééééééééé...

Rex Libris, by James Turner

En estos últimos tiempos, cuando un algo es capaz de vencer mi pereza proverbial a la hora de postear, igual es que merece la pena echarle un ojo... Es lo que me ha ocurrido con este descacharrante y sarcástico cómic que recién descubro vía LISNews. El título del primer episodio (toda una declaración de intenciones): "I, librarian"...

Ahí va mi traducción del abstract de presentación:

La asombrosa historia del incomparable Rex Libris, bibliotecario de la Biblioteca Pública de Middletown, y de su interminable lucha contra las fuerzas de la ignorancia y la oscuridad. Con la ayuda de un dios arcano que mora bajo la sucursal de la biblioteca, Rex recorre los más remotos confines de la galaxia en busca de libros cuyo plazo ha vencido. Debe enfrentarse a increíbles enemigos, tales como los poderosos guerreros alienígenas que rehúsan pagar sus multas por retraso. Con sus gafas super-gruesas de culo de botella, y armado con un arsenal de armas de alta tecnología, provoca el terror entre los morosos recalcitrantes, es capaz de enfrentarse con aplomo a prácticamente cualquier enemigo, desde zombis hasta personajes literarios renegados de dominio público…

Dicho esto y si te lo pierdes... allá tú, pero... ¿qué estás haciendo aquí?????? :O)

Francisco Columna: recapitulación

Las andanzas y desandanzas del bueno de Francesco han tocado a su fin y es hora de recapitular: aquí van todas las entregas del tirón:

----------
Francisco Columna, I (en Bibliotecosas)
Francisco Columna, II (en Uno que pasaba)
Francisco Columna, III (en Deakialli)
Francisco Columna, IV (en TekaTeka)
Francisco Columna, V (en Alas y balas)
Francisco Columna, VI (en El documentalista audaz)
Francisco Columna, VII (en El documentalista enredado)
Francisco Columna, VIII (en Infoxicación)
Francisco Columna, IX (de nuevo en Bibliotecosas)
Francisco Columna, X (de nuevo en Tekateka)
Francisco Columna, y XI (de nuevo en Uno que pasaba)
----------

¿Para cuándo el próximo bibliofolletín? pues está por ver y valorar la respuesta popular :OP
Mientras tanto, si andáis muy faltos, ya publicamos no ha tanto otro relatín por entregas: La novela de un exlibris.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

...en donde vemos cosas a través de los ojos de un bibliotecario...

Kidsclick es un directorio que se autodefine como "web search for kids by librarians", proyectado y mantenido por bibliotecarios estadounidenses... a los que no les falta el sentido del humor: probad a abrir el directorio, bajar al fondo de la página y pulsar el enlace "What does this page look like through a Librarian's Eyes?": ¿Cómo se ve esta página a través de los ojos de un bibliotecario? :O)

una casa de libros

... es lo que, literalmente, podéis contemplar en la página del artista Livio de Marchi. Talmente la traducción visual de La casa de papel de Carlos María Domínguez, novelita que ya fue objeto de comentario aquí.

Impactante, aunque no tan novedoso como pudiera parecer.

Vía librarian.net (un recurso excelente).
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres