Blogia

bibliotecosas

Acerca de un libro que se robaron... pero no sé a quién...

por Jaime Humberto Medina Medina

 

Lo que les voy a contar es de la Vida Real. Me pasó hace más de un mes. Es la historia de un libro titulado VALLENATO : HOMBRE Y CANTO. Así también se denomina un programa radial que realizo desde hace más de 5 años en la Emisora Cultural La U.F.M. Estereo de la Universidad del Quindío. El departamento del Quindío queda en el centro de Colombia, zona andina, su capital es ARMENIA y queda a menos de 1 hora de la ciudad de Pereira, capital de Risaralda donde vivo hace 14 años.

El vallenato es un ritmo propio de Colombia con cuatro aires (paseo, son, merengue y puya) que hoy se conoce internacionalmente y que próximamente formará parte de una de las categorías de los PREMIOS GRAMY LATINOS.

VALLENATO : HOMBRE Y CANTO fue escrito por el abogado CIRO QUIROZ OTERO y publicado en 1982 por ICARO EDITORES. La lectura de ese libro data entonces de los años 80 cuando devoraba cualquier texto que me encontraba sobre folclor vallenato. Recuerdo que una vez se me quedó extraviado en un cementerio y a los ocho días volví al sitio y una señora me lo devolvió,

En algún momento llegué a tener dos ejemplares de ese libro. Y en otro momento regalé uno de esos ejemplares, con dedicatoria incluida.

Me encontraba dictando clase de TEORÍA ECONÓMICA a los estudiantes de primer año, jornada nocturna de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre Seccional Pereira, un miércoles a las 9.30 de la noche, cuando un estudiante se me acerca para decirme que conocía un libro que me iba a interesar. Que se lo había encontrado en la Librería MAFALDA donde venden libros de segunda. Ya podrán imaginarse que el libro en cuestión era precisamente el que en otro momento regalé, con dedicatoria incluida. Ahí figuraba la dedicatoria.

El problema grave es que en la dedicatoria no aparece el nombre de la persona a quién se lo regalé y no recuerdo a quien se lo pude haber regalado.

Por ahora, el libro permanece decomisado en mi casa, hasta tanto no se hagan las investigaciones pertinentes. Necesito luces... alguien que me diga que pudo haber pasado...

JAIME HUMBERTO MEDINA MEDINA
http://cronicasvallenatas.blogspot.com

----------

Agradecidos y emocionados os ofrecemos un nuevo post de Jaime Humberto; es Jaime Humberto hombre de dos pasiones reconocidas: la librosa y la vallenata, que se funden en esta ocasión en un único post que ha tenido la amabilidad y la deferencia de remitirnos. Gracias Jaime Humberto :O)

----------

P.S.: disponible la nómina de ilustres colaboradores de bibliotecosas en nuestro wiki

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

a la atención de los pipiolos discentes de Javier ;O)

¿Alguien se atreve a publicar en bibliotecosas? :OD

Que no se diga que no tenéis cosas que contar... Si me mandáis un post postinero a bibliotecosas(algarrobilla)yahoo.es, sale hoy :O)

Quedo a la espera de esos posts de campanillas.

----------

P.S.: Tao, aquélla en la que el bibliodocublogoverso de nuestras entretelas toma conciencia de sí, también os pide unas cosejas... al final vais a tener una mañana de viernes ajetreadilla ;O)

saludos a los del curso de BLOGS PARA PROFESIONALES DE LA INFORMACIÓN :O)

Saludos cordiales a los pupilos de Javier, que, entre hoy y mañana, probablemente estén examinando el bibliodocublogomundo éste con la lupita desde Santa Engracia 17. Si acertáis a pasar por aquí, enchanté, estáis en vuestra casa. Si os apetece dejarme un saludo, sois bienvenidos en los comentarios ;O)

----------

P.S.: una veintena de bibliodocubitacoristas nasciturus nascituri... nos jubilarán, Javier ;O) 

a las bibliotecas proletarias

En un par de días se cumplirá el LXXV aniversario de la proclamación de la II República Española. Uno contempla la Segunda República como la última utopía europea, el sueño social y algo ilustrado de quienes creyeron posible mejorar su país lanzando un pequeño ejército de maestros armados con bibliotecas humildes a cargo de improvisados bibliotecarios... Sirva de homenaje este Himno de las bibliotecas proletarias, una soflama de Alberti con la que acerté a tropezar en uno de los dioramas de la exposición de la BNE Biblioteca en guerra.

----------

HIMNO DE LAS BIBLIOTECAS PROLETARIAS

A luchar sin descansar,
trabajadores
¡Sí!
Que de la tierra y del mar
seremos vencedores.

A estudiar para luchar,
trabajadores.
¡Sí!
Que ni en la tierra ni en el mar
quedarán explotadores.

Y en el viento se sentirá latir
la bandera de la Revolución
¡Compañeros, uníos y seguid
la luz de los vencedores!

Y en el viento nuestra marcha abrirá
los caminos que van al porvenir
¡Proletarios, en pie para luchar
contra los explotadores!

A luchar sin descansar,
trabajadores
¡Sí!
Que de la tierra y del mar
seremos vencedores.

¡A estudiar para luchar,
trabajadores!

Acampemos bajo el sol
de las praderas
¡Sí!
Bajo la sombra y el temblor
de los montes y riberas.

Y a estudiar para saber
qué son los rios
¡Sí!
Qué son las nubes y el llover,
la luz, el aire y los fríos.

De los libros recoged y arrancad
letra a letra lo que nos lleve
al fin
¡Camaradas, llegó la pleamar
para la cultura obrera!

¡Todo es nuestro, las artes,
la razón de la ciencia,
la Historia Natural.

¡Proletarios, repetid la canción
de la primavera obrera!

Acampemos bajo el sol
de las praderas
¡Sí!
Bajo la sombra y el temblor
de los montes y riberas.

!Acampemos bajo el sol de las praderas!

Rafael Alberti

Este bibliotecario de la figura enteca...

Este bibliotecario de la figura enteca,
de ojos adormilados y ridícula facha,
que con lecturas clásicas su cacumen empacha,
solemne y taciturno vive en la biblioteca.

Su faz descolorida parece una hoja seca,
que sólo se enrojece en cuanto se emborracha,
y andando entre los libros como una cucaracha,
se ha quedado ya el pobre con la cabeza hueca.

Marcha por las aceras con andares pausados,
saludando a las gentes con gestos estudiados,
que son un fiel trasunto de su pedantería,

y a veces, ante un grupo sentado en una banca,
en actitud de dómine, de improviso se arranca
con una perorata sobre filosofía.

Ernesto Albertos Tenorio

----------

Lo he capturado aquí (ojo, PDF) y me parece formidable :O)... Por lo visto el poeta (ignoro si de figura enteca) fue yucateca yucateco (me lo "apostilla" Magda :O)) y director de biblioteca, que ya son tecas ;O). Si alguno de los amigos mexicanos que paran por estos lares pudiera conseguirme un ejemplar de la obra cuyo asiento recojo debajo (en edición cualesquier), le quedaría sumamente agradecido :O)

ALBERTOS TENORIO, Ernesto. Cisnes negros, 1918-1949. Mérida, Yuc.: Edit. Club del Libro, 1949

Posts bajo demanda

Tuuururííítutííííí (sonido de cornetín desafinado) 

Se hace saber:

Que desde el día de la fecha aquí aceptamos posts bajo demanda: tú nos pides un post sobre algún asunto y nosotros lo escribimos y lo publicamos en Bibliotecosas :O).

REGLAS: una y única; tu petición ha de ser acorde con la temática y el tono habituales de esta bitácora.

MODO DE EMPLEO: dinos quién eres (nombre/alias/aka/nom-de-plume/pseudónimo/heterónimo/alter-ego/mote/sobrenombre y/o apodo) y qué post quieres; dínoslo en la sección correspondiente de bibliotecosas: el wiki.

PRÓXIMAMENTE: Posts dedicados :O)

cosas que hacer en el wiki de bibliotecosas

- Postular y votar tus posts favoritos de los publicados aquí

- Dejar tu firma y compartir tu enlace

- Comentar qué te gusta de Bibliotecosas

- Comentar qué no te gusta de Bibliotecosas

- Consultar nuestra previsión de futuros posts

- Solicitar un "post bajo demanda" :OP (próximamente)

- Y en general lo que te pluguiere :O)

Intermediarios abstenerse: razón aquí .

bibliotecosas: el wiki

----------

BIBLIOTECOSAS: EL WIKI
Juguete intrascendente en un acto, una escena y cuatro frases

DRAMATIS PERSONAE uséase Máscaras de la tragedia
- Bibliotecosas: silva bibliotecaria de varia lección
- Iulius (tañedor de ukelele)

----------

(La escena se desarrolla en http://bibliotecosas.blogia.com/; época actual pero más bien por la tarde y, en cualquier caso, en primavera).

Bibliotecosas: Es cosa hecha: tenemos un wiki

Iulius (mueca de perplejidad): ¿Y para qué quiero yo eso?

Bibliotecosas: Pues para lo que a mis visitantes se les antoje adecuado; acojo agradecido e ilusionado cualquier sugerencia, indicación, propuesta, consejo o desiderata (guiño al respetable).

(Iulius hace mutis por el foro mientras tararea, acompañándose al uke, alguna de Thelonious Monk)

Bibliotecosas (dirigiéndose al público): Pues lo dicho. Los dimes y diretes correspondientes casi me los dejan ustedes directamente en http://scratchpad.wikia.com/wiki/Bibliotecosas (comentarios en el "discussion", si no es molestia) (guiño al respetable y sale por la izquierda).

TELÓN

----------

P.S. (30/03/2006): estoooo... ¿nadie se anima? :O(

P.S. (03/04/2006): no me rindo, para algo tiene que servir, lo sigo actualizando

Filobiblion de Richard de Bury, capítulo 17

Ahí va el primer (y quizá postrer) resultado de mi empeño : un capítulo completo y la mar de sabroso del Filobiblion, traducido del latín por el que suscribe; y digo quizá postrer porque ha sido muy laborioso. El afán de poner esta obrita en la TTT en versión Creative Commons me pareció (me sigue pareciendo) una tarea bien maja... pero habrá que evaluar el ratio coste-en-tiempo/coste-en-trabajo/interés-del-asunto-para-el-resto-del-planeta... También pudiera ser que la cosa precisara (y/o se mereciese) un traductor más competente y/o más ágil: ante todo, considérese este texto como abierto a cualquier sugerencia de mejora que quien fuere tuviere a bien hacerme llegar de do estuviere :O)

En fin, que veremos qué sucede a partir de ahora, pero, en cualquier caso, mientras, y (un poco) en plan ahí-queda-eso, es un placer verdadero ofrecer este capitulín decimoséptimo de los 20 que dan forma a la obra de Richard de Bury :OD

--------- 

Capitulum XVII

De debita honestate circa librorum custodiam adhibenda

NON SOLUM Deo praestamus obsequium novorum librorum praeparando volumina, sed sacratae pietatis exercemus oicium, si eosdem nunc illaese tractemus, nunc locis idoneis redditos illibatae custodiae commendemus; ut gaudeant puritate, dum habentur in manibus, et quiescant secure, dum in suis cubilibus reconduntur. Nimirum post vestes et vascula corpori dedicata dominico, sacri libri merentur a clericis honestius contrectari, quibus totiens irrogatur injuria, quotiens eos praesumit attingere manus foeda. Quamobrem exhortari studentes super negligentiis vanis reputamus expediens, quae vitari faciliter semper possent et mirabiliter libris nocent.

In primis quidem circa claudenda et aperienda volumina sit matura modestia, ut nec praecipiti festinatione solvantur, nec inspectione finita sine clausura debita dimittantur. Longe namque diligentius librum quam calceum convenit conservari.

Est enim gens scholarium perperam educata communiter et, nisi majorum regulis refraenetur, infinitis infantiis insolesat. Aguntur petulantia, praesumptione tumescunt; de singulis judicant tanquam certi, cum sint in omnibus inexperti.

Videbis fortassis juvenem cervicosum, studio segniter residentem, et dum hiberno tempore hiems alget, nasus irriguus frigore comprimente distillat, nec prius se dignatur emunctorio tergere, quam subjectum librum madefecerit turpi rore; cui utinam loco codicis corium subderetur sutoris Unguem habet fimo fetente refertum, gagati simillimum, quo placentis materiae signat locum. Paleas dispertitur innumeras, quas diversis in locis collocat evidenter, ut festuca reducat quod memoria non retentat. Hae paleae, quia nec venter libri digerit nec quisquam eas extrahit, primo quidem librum a solita junctura distendunt, et tandem negligenter oblivioni commissae putrescunt.

Fructus et caseum super librum expansum non veretur comedere, atque scyphum hinc inde dissolute transferre; et quia non habet eleemosynarium praeparatum, in libris dimittit reliquias fragmentorum. Garrulitate continua sociis oblatrare non desinit , et dum multitudinem rationum adducit a sensu physico vacuarum, librum in gremio subexpansum humectat aspergine salivarum. Quid plura? statim duplicatis cubitis reclinatur in codicem et per breve studium soporem invitat prolixum, ac reparandis rugis limbos replicat foliorum, ad libri non modicum detrimentum.

Jam imber abiit et recessit et flores apparuerunt in terra nostra. Tunc scholaris quem describimus, librorum neglector potius quam inspector, viola, primula atque rosa necnon et quadrifolio farciet librum suum. Tunc manus aquosas et scatentes sudore volvendis voluminibus applicabit. Tunc pulverulentis undique chirothecis in candidam membranam impinget et indice veteri pelle vestito venabitur paginam lineatim. Tunc ad pulicis mordentis aculeum sacer liber abicitur, qui tamen vix clauditur infra mensem, sed sic pulveribus introjectis tumescit quod claudentis instantiae non obedit.

Sunt autem specialiter coercendi a contrectatione librorum juvenes impudentes, qui cum litterarum figuras effigiare didicerint, mox pulcherrimorum voluminum, si copia concedatur, incipiunt fieri glossatores incongrui et ubi largiorem marginem circa textum perspexerint, monstruosis apparitant alphabetis; vel aliud frivolum qualecunque quod imaginationi occurrit celerius, incastigatus calamus protinus exarare praesumit. Ibi Latinista, ibi sophista, ibi quilibet scriba indoctus aptitudinem pennae probat, quod formosissimis codicibus quo ad usum et pretium creberrime vidimus obfuisse.

Sunt iterum fures quidam libros enormiter detruncantes, qui pro epistolarum chartulis schedulas laterales abscindunt, Iittera sola salva; vel finalia folia, quae ad libri custodiam dimittuntur, ad varios abusus assumunt; quod genus sacrilegii sub interminatione anathematis prohiberi deberet.

Convenit autem prorsus scholarium honestati ut, quotiens ad studium a refectione reditur, praecedat omnino lotio lectionem, nec digitus sagimine delibutus aut folia prius volvat, aut signacula libri solvat. Puerulus lacrimosus capitalium litterarum non admiretur imagines, ne manu fluida polluat pergamenum; tangit enim illico quicquid videt. Porro laici, qui librum aeque respiciunt resupine transversum sicut serie naturali expansum, omni librorum communione penitus sunt indigni.

Hoc etiam clericus disponat, ut olens ab ollis lixa cinereus librorum lilia non contingat illotus, sed qui ingreditur sine macula pretiosis codicibus ministrabit. Conferret autem plurimum tam libris quam scholaribus manuum honestarum munditia, si non essent scabies et pustulae characteres clericales.

Librorum defectibus, quoties advertuntur, est otius occurrendum; quoniam nihil grandescit citius quam scissura, et fractura, quae ad tempus negligitur, reparabitur postea cum usura.

De librorum armariis mundissime fabricandis, ubi ab omni laesione salventur securi, Moyses mitissimus nos informat, Deuteron. uno et tricensimo: Tollite, inquit, librum istum et ponite illum in latere arcae foederis Domini Dei vestri. O locus idoneus et bibliothecae conveniens, quae de lignis sethim imputribilibus facta fuit auroque per totum interius et exterius circumtecta! Sed omnem inhonestatis negligentiam circa libros tractandos suo Salvator exclusit exemplo, sicut legitur Lucae quarto. Cum enim scripturam propheticam de se scriptam in libro tradito perlegisset, non prius librum ministro restituit, quam eundem suis sacratissimis manibus plicuisset. Quo facto studentes docentur clarissime circa librorum custodiam quantumcunque minima negligi debere.

Capítulo 17

Se ha de mostrar la debida consideración en la custodia de los libros

No sólo demostramos deferencia a Dios preparando volúmenes de libros nuevos, sino que también practicamos oficio de piedad sagrada si manejamos los libros con cuidado, y si, devolviéndolos a sus sitios adecuados, los confiamos en custodia inviolable; para que se complazcan en su pureza, cuando los tenemos en las manos, y descansen con seguridad, cuando los devolvemos a sus cubiles. De cierto que, tras los cobertores y cálices consagrados al cuerpo del Señor, merecen ser tratados con consideración por los clérigos los libros sagrados, a los que tantas veces se causa daño cuantas se les toma con las manos sucias. Por lo que consideramos conveniente advertir a los estudiantes acerca de diversas negligencias que pueden evitarse siempre con facilidad y perjudican extraordinariamente a los libros.

En primer lugar en cuanto al abrir y cerrar los volúmenes, que se muestre la oportuna moderación, a fin de no acelerar su ruptura, ni dejarlos, una vez concluido su examen, sin cerrarlos como es debido. Pues conviene conservar con mucho mayor celo un libro que un zapato.

Pero en realidad la estirpe de los estudiantes está, por lo general, mal educada, y, si no se ven refrenados por las reglas de sus mayores, se envanecen en puerilidades sin número. Se conducen con descaro, se hinchan en su arrogancia; juzgan acerca de cualquier cosa como si estuvieran en lo cierto, aun cuando son inexpertos en todas.

Verás acaso al joven obstinado, sentado indolentemente ante sus estudios, y, cuando el frío del invierno arrecia y la nariz empapada, aterido de frío, le gotea, no por ello se digna a enjugársela con su pañuelo hasta que ha regado el libro que tiene debajo con su repugnante rocío; ojalá que en lugar del códice tuviera un delantal de zapatero. Tiene las uñas llenas de porquería fétida, negra como el azabache, con la que marca el lugar de algún pasaje de su agrado. Distribuye infinidad de pajas, que coloca bien visibles en diversos sitios, para que los tallos le recuerden lo que su memoria no retenga. Estas pajas, que ni el libro tiene vientre para digerir y nadie extrae, en primer lugar distienden las sólidas ligaduras del libro, y, por fin, entregadas negligentemente al olvido, se pudren.

No vacila en comer fruta y queso sobre el libro abierto, o en llevar la copa de aquí a allá con indiferencia; y, como no tiene bolsa a mano, deja caer en el libro los restos que quedan. De cháchara constante, no cesa de discutir con sus compañeros, y, mientras aduce múltiples razones vacías de sentido, moja el libro semiabierto en su regazo con las salivas que salpica. ¿Qué más? Al punto, doblando los codos, se inclina sobre el códice y al poco el estudio le provoca un largo sueño; entonces, al deshacer las arrugas, dobla los bordes de las hojas, con no poco perjuicio para el libro.

Ya la lluvia pasó y se marchó, y las flores han brotado sobre nuestra tierra. Entonces el estudiante que hemos descrito, destructor más que lector de libros, llena su libro de violetas, prímulas, de rosas y tréboles. Entonces emplea sus manos húmedas y sudorosas para volver los volúmenes. Entonces toca el blanco pergamino con guantes polvorientos por todos lados, y recorre la página línea a línea con el índice cubierto de cuero viejo. Entonces, al aguijón del mordisco de una pulga, arroja de sí el sacro libro, que apenas se cerrará ya durante un mes, hasta que se hincha tanto con el polvo que le entra, que no obedece al intento de cerrarlo.

Se ha de prohibir especialmente el manejo de libros a los jóvenes desvergonzados, que, en cuanto han aprendido a formar las letras, en seguida se convierten en feroces comentaristas impertinentes de los más bellos volúmenes, y, en cuanto reconocen un margen amplio alrededor del texto, disponen alfabetos monstruosos; o, cualquier otra frivolidad que se les venga a la imaginación de repente, al punto su cálamo impune comienza a escribirla. Allí el latinista, el sofista, o quienquiera que sea el escriba inculto prueba la aptitud de su pluma, lo que hemos visto con muchísima frecuencia que daña en su uso y su valor los códices más hermosos.

Además hay una especie de ladrones que mutilan los libros enormemente, los que recortan los márgenes laterales para material de cartas, dejando sólo el texto; o se reservan las hojas finales, que se dejan para guarda del libro, para diversos abusos; lo que debiera prohibirse bajo amenaza de anatema.

Conviene también del todo a la honestidad de los estudiantes que, toda vez que regresen de la comida al estudio, el lavado preceda siempre a la lectura, para que el dedo untado de grasa no vuelva las hojas o disuelva las marcas del libro. Que el niño llorón no admire las imágenes de las letras capitales, ni manche el pergamino con las manos mojadas; pues enseguida toca aquello que ve. Además, los laicos, que miran del mismo modo el libro dado la vuelta y del revés que abierto del modo propio, son profundamente indignos de toda comunión con el libro.

También que el clérigo disponga, para que el maloliente cantinero sucio de ollas no toque las hojas de lirio de los libros, sino que el que ha entrado inmaculado sirva a los preciosos códices. Además convendría muchísimo, tanto a los libros como a los estudiantes, la limpieza de las honestas manos, si la sarna y las pústulas no fueran características de los clérigos.

Siempre que advirtamos defectos en los libros se han de afrontar de inmediato; ya que nada crece más deprisa que un desgarro y un roto, que, descuidados a su tiempo, se reparan luego con intereses.

Moisés, el más benigno de los hombres, nos instruye acerca de la fabricación de los armarios más limpios para los libros, en los que se encuentren salvos y seguros de todo daño, en el Deuteronomio, cap. 31: Tomad, dice, este libro y ponedlo en un lado del arca de la alianza con el Señor vuestro Dios. ¡Oh lugar idóneo y conveniente para la biblioteca, hecho de madera incorruptible de setim y recubierto de oro por todo el exterior y el interior! También el Salvador rechaza con su ejemplo toda negligencia deshonesta en el trato de los libros, como se lee en Lucas, cap. 4. Pues cuando terminó de leer la escritura profética, escrita por él mismo, en el libro que se le trajo, no devolvió el libro al sacerdote hasta que no lo plegó con sus muy sagradas manos. Con lo cual se enseña a los estudiantes clarísimamente que, acerca de la custodia de los libros, no se deben descuidar lo más mínimo.

Curso: BLOGS para profesionales de la información

----------

BLOGS PARA PROFESIONALES DE LA INFORMACIÓN

20 y 21 de abril de 2006

INFORMACIÓN GENERAL

Profesorado:
JAVIER LEIVA AGUILERA
Especialista en creación y gestión de información digital. Pone en marcha blogs y otros productos informativos a través de Catorze (http://www.catorze.com). Página personal: http://www.javierleiva.info


Fechas:
20 y 21 de abril de 2006

Horario:
Día 20: de 10:00 a 14:00 h. y de 15:30 a 19:30
Día 21: 10:00 a 14:00 h.

Horas lectivas: 12 h.

Número de plazas: 20

Matrícula:

Socios: 180 €
Socios desempleados y socios menores de 30: 90 €
No socios: 240 €

Se reserva el 25% de las plazas a los socios desempleados y socios menores de 30 años. Se aplicará un 50% descuento sobre el coste de la matrícula de socios.

PRESENTACIÓN

> Introducir a los profesionales de la información en el formato blog para ayudarles a entender sus características principales y su utilidad como herramienta de promoción personal y profesional.

> Presentar los principales recursos relacionados con los weblogs, tanto desde el punto de vista del lector como del gestor.

> Conocer las herramientas más importantes para crear y mantener un blog y saber elegir la más adecuada.

Metodología:

El desarrollo del curso será eminentemente práctico, dando especial preferencia a la experimentación personal de todo aquello que se vaya explicando.


PROGRAMA

· 1.- Introducción

> ¿Qué es un blog?.
> Los primeros blogs.
> Tipología de blogs.
> El efecto "comunidad".

· 2.- Elementos presentes en un blog

> Elementos de cabecera.
> La barra lateral.
> Comentarios y trackback.
> Permalinks.
> Sindicación.

· 3.- El día a día con un blog

> Anotaciones.
> Enlaces (Blogroll).
> Gestión de comentarios y trackback.
> Sindicación de contenidos.
> Cómo conseguir visitas.

· 4.- El blog como herramienta de promoción personal y profesional

> El blog como herramienta de autoaprendizaje.
> Conseguir visibilidad profesional gracias al blog.

· 5.- El blog como herramienta de comunicación de la biblioteca/centro de información

> Herramienta de fidelización de usuarios. Fomentar la participación.
> La difusión total.

· 6.- Servicios gratuitos de creación de blogs

> Blogger.
> Bitacoras.com.
> La Coctelera.
> Blogs Ya.com.
> Otros servicios.


· 7.- La opción del dominio y alojamiento propio. Qué herramienta elegir

> Por qué elegir pagar si se puede tener gratis.
> Movable Type.
> WordPress.
> Otros sistemas.

· 8. Recursos sobre blogs

----------

Información tomada del sitio web de SEDIC: http://www.sedic.es/f_cursosm-descripcion_06_2tr1.htm

Vivían y me hablaban o Los bibliotecarios como seres humanos

"Estoy sentado en una pequeña habitación, una de cuyas paredes está totalmente cubierta de libros. Es la primera vez que tengo el placer de trabajar con algo que parezca una colección de libros. Puede que en total no sean más de quinientos, pero en su mayor parte representan mis propias preferencias. Es la primera vez, desde que iniciara mi carrera como escritor, que me hallo rodeado por un buen número de los libros que siempre ansiaba poseer. Sin embargo, considero que el hecho de que en el pasado haya realizado la mayor parte de mi tarea sin ayuda de una biblioteca fue más una ventaja que una desventaja.

Una de las primeras cosas que asocio con la lectura de los libros es la lucha que he debido librar para obtenerlos. No poseerlos, advierto al lector, sino tenerlos a mi alcance. Desde el momento en que esta pasión hizo presa en mi ser, no encontré otra cosa que obstáculos. Los libros que buscaba en la biblioteca pública siempre estaban cedidos, y, por supuesto, jamás tuve el dinero necesario para comprarlos. Obtener permiso de la biblioteca de mi barrio —tenía en esa época de dieciocho a diecinueve años de edad— para que me entregaran una obra tan “desmoralizadora” como The Confession of a Fool (La Confesión de un loco), de Strindberg, fue sencillamente imposible. En esa época los libros prohibidos para la gente joven eran decorados con estrellas —una, dos o tres— según el grado de inmoralidad que se les atribuía. Sospecho que todavía sigue este procedimiento. Ojalá sea así, porque no conozco nada mejor calculado para satisfacer el propio apetito que esta estúpida clasificación y prohibición."

[...]

Henry Miller (1950)

----------

Lo que precede son los jugosos párrafos iniciales del primer capítulo de la obra referenciada más abajo... El capítulo luce un título muy bien traído: Vivían y me hablaban.

A la fuente, que es lo pertinente :O)

MILLER, Henry. Los libros en mi vida. Madrid: Mondadori, 1988. ISBN: 84-397-1468-8

----------

P.S.: huys, me dejaba sin citar la dedicatoria de Miller:

A LAWRENCE CLARK POWELL
Bibliotecario de la Universidad de California
en Los Ángeles

Sin desperdicio la confesión del autor en el prefacio: "...le debo mi actual habilidad para contemplar a los bibliotecarios como seres humanos." :OD

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

mis 5 extraños hábitos

Me pasa la patata caliente el pequeño José Luis . De cierto que aquí la regla número 1 viene siendo "NO ACEPTAMOS MEMES", pero como para validarla nos faltaba la excepción que la confirma, pues ahí va :O)

Las reglas son las siguientes:

- Cada jugador debe publicar un mensaje con el título “mis 5 extraños hábitos”.
- Todas las personas que sean invitadas a jugar, también indicarán claramente el reglamento.
- Finalmente, cada participante escogerá a otras 5 personas (añadiendo el link a sus blogs) para que se unan al juego.
- No os olvidéis de dejarles un comentario a esas 5 personas diciendo ‘Has sido elegido’ y pidiéndoles que lean vuestro blog ¡y acepten!
- Poned el enlace de quién os invitó.


Así que ahí van cinco extravagancias a cual más absurda:

- Toco el ukelele (sí, lo de Marilyn, eso).
- Compro (o me hago regalar) libros en latín... incluso, en ocasiones, los leo. Que me vengan ahora a la cabeza debo tener por ahí por casa una Vulgata, un Fedro, un Horacio bilingüe, un Asterix en latín, un bienamado Catulo bilingüe, mi Harrius Potter et philosophi lapis ...
- En los momentos y situaciones más inadecuadas, es posible encontrarme con un cuadradito de papel entre las manos plegando pajaritos o tortugas:



- Durante un par de años fui coctelero, y aún hoy de cuando en cuando preparo mulas moscovitas y otras lindezas para los amigos (los míos y los amigos del buen beber).
- Y la quinta es la mejor. Por aquí para gente que me conoce, virtual o personalmente, así que la someto a vuestra amable consideración: ¿en qué pensáis que soy extravagante, inhabitual, peculiar, extraño, chocante, desusado, bizarro, aberrante, atorrante...???? Dejad algo en los comentarios: prometo ir actualizando esta entrada :O)

----------

Ahora viene lo de pasar el meme, que debe ser lo más divertido del asunto... pero a estas alturas me está costando Dios y ayuda encontrar bloggers a los que no se lo hayan pasado ya... Así que se lo paso del tirón a todo mi blogroll y en general al que le pluguiere seguirlo ;O)

----------

P.S.: de momento, Álvaro recoge el testigo :O) AUDACES FORTUNA IUVAT¡¡¡¡ :OP

P.S. (20/02/2006): Yav se apunta al carro y apunta más rarezas en los comentarios.

P.S. (20/02/2006): Texcatl no me deja muy allá, pero tengo que reconocer la verdad de lo que cuenta en los comentarios, sí... (salvedad hecha de lo de mi "misteriosa vida", la vida de uno viene siendo de lo más normalita). ;O)

----------

ADDENDA


P.S. (17/02/2006): inapelable en su robustez lógica la conclusión de dokumentalis: "Ya es extraño tener uno solo de esos hábitos. Así que el quinto hábito extraño que falta no puede ser otro que tener extraños hábitos".
Me ha "calao", qué duda cabe... :O)

P.S. (22/02/2006): como sigáis adjudicándome manías en los comentarios, casi voy a tener para montar un blog dedicado en exclusiva a mis excentricidades :O) 

IBSN

IBSN de bibliotecosas

Parece que, hoy por hoy y por las razones que adujeren (confrontatur IWETEL), el Centro Internacional del ISSN no contempla la asignación del dichoso guarismo de marras a bitácora alguna... así que, bienvenida sea una solución autogestionada :O)

No me atrevo a aventurar ni lo más mínimo sobre el destino de esta iniciativa (ojalá llegue a ser eficaz y de general implantación), pero de momento hete aquí nuestro flamante IBSN ;O)

----------

P. S.: ¿por qué el cuarenta y dos? bueno, al fin y al cabo ¿no es la respuesta definitiva sobre la vida, el universo... y todo lo demás? :OD

P. S. (10/02/2006): otra hipótesis: 42 = 14 x 3 (en cumplido homenaje por partida triple al inspirador reconocido de esta vuestra bitácora: todos somos contingentes, pero eres necesario) ;O)

P. S. (12/02/2006): sin desperdicio la cábala de Dokumentalis : "La letra 4ª del abecedario es la "D" y la letra 2ª es la "B", pues ya tenemos ByD". :O)

Los cabalistas son bienvenidos en los Comentarios :O)

...pues póngale usted el título que quiera...

por Jorge A. Rivera "Amoxcalli"

Hace tiempo debía una colaboración… y ya llegué, espero le agrade al anfitrión lo que encontré…
 
Gustavo Hernández “Pato” (1969), poeta jalisciense, escribió el libro de poemas Póngale usted el título que quiera, donde da libertades al lector, empezando por la elección de título y las formas de leer su libro, y sobre lo que se puede hacer y no hacer con él, pero sobre todo, nos dice que la lectura de un libro no termina en su última página…

----------

Instrucciones para el lector
 
PÓNGALE USTED EL TÍTULO QUE QUIERA
justo sobre la línea punteada.
(Se sugiere hacerlo con lápiz:
todos somos susceptibles de cambiar de opinión.)
 
Al igual que con el título,
numere a su elección los puntos del recuadro
y únales con una línea
para obtener la ilustración de la portada.
 
Forme una ronda
con todos los niños de la casa
antes y después
de leer cada página.
Al término de ésta,
pregúnteles
qué es la Vida y quién es Dios.
Puede también,
si lo desea,
cuestionarles
sobre el origen del Dolor o de los Sueños
y de Dónde Venimos y hacia Dónde Vamos.
 
Le advertimos que las respuestas
le quitarán un día de vida cada una,
pero le ayudarán a comprender mejor el libro.
 
Cuando encuentre un /
escoja Usted la opción
que más le guste.
 
En caso de encontrar algo más que un silencio
en las páginas en blanco,
remita su queja de inmediato
a la empresa editorial.
Su queja no será atendida,
pero por lo menos le quedará el consuelo
de saber que alguien la leyó.
 
Por el contrario
si algún poema le resultara francamente
deplorable / abominable / deleznable / vomitable / despreciable
existe una cláusula en el contrato
del autor con la compañía,
en el cual, se obliga a éste a resarcir su falta
remitiéndole al usuario
un catálogo de mil poemas
para sustituir al defectuoso.
 
Categóricamente,
se prohíbe acompañarlo con leche.
Se sugiere
un café / una botella de tequila / un trago de cicuta / una cerveza / un té.
 
De igual forma,
se prohíbe hacer alusión al Himno Nacional
cuando se encuentren frases salidas
de la Sabiduría Popular.
 
Al leer el libro,
déjese caer en tentación,
no se libre del mal.
 
Ni por
error / curiosidad / güevos
tenga la ocurrencia de alterar
el sentido original de lectura.
De hacerlo,
los Demonios le perseguirán mientras exista.
 
Haga media pausa después de cada ,
una después de cada ;
y dos después de cada. , ,
 
Se advierte que este libro
es sólo cuchillito de palo:
quien intente cortarse las venas,
matar al vecino,
cazar al nahual
o torturar al ser amado con él
se llevará una gran desilusión.
 
Consideramos prudente también advertir
que no se encontrará prólogo alguno:
los prólogos sólo sirven
para facilitarle el trabajo
a los reseñadores de los diarios
ya los maestros de ceremonias de las presentaciones.
 
Igualmente se omite la dedicatoria
porque la musa a quien está dedicado este poemario
tiene una pareja celosa / murió / se fue con otro / no le importa para nada esta edición.
 
Escriba con sangre en la pared,
sobre la cabecera de la cama,
todos los poemas que merezcan ser leídos.
En caso contrario
anotarlos con gris
en la lengua
del zapato.
 
Si se decide a leerlo de día,
ármese con una linterna y una brújula.
De noche serán necesarias
una vela y una mujer.
 
Al término de la lectura,
si se decide a reprobar la publicación de este libro,
no lo rompa ni lo queme:
de cada trozo o ceniza
surgirá un nuevo libro.
 
Se recomienda hacerlo rollito
y meterlo en una botella:
cuando todos naufraguemos,
ésta será la botella que usted encuentre:
con el hallazgo Usted
se convertirá en cenzontle o se volverá loco:
las dos opciones son buenas.
 
Pero,
en caso de que llegara a gustarle,
corra a mirarse al espejo más próximo:
notará que Usted no será ya nunca más el mismo:
habrán empezado a brotarle alas en la espalda.

Gustavo Hernández

----------

HERNANDEZ, Gustavo. Póngale usted el título que quiera. Guadalajara, Méx.: Ediciones Arlequín, 1994.

----------

P. S. de bibliotecosas: costaría encontrar algo tan bienhumorado, juguetón, original y tierno como este poema que nos envía Jorge :O)

Que conste aquí nuestro agradecimiento, por descubrirnos este encantador poema / poeta y por prestarse tan amablemente a publicarlo en esta nuestra / suya / vuestra bitácora ;O) Gracias1000, Jorge

Petição on-line à assinatura da revista Páginas a&b

O blog A informação está a levar a cabo uma petição on-line à assinatura da revista Páginas a&b, que está, presentemente, com sérias dificuldades financeiras que põem em risco a sua continuidade.

A revista "Páginas a&b" é o único periódico independente, da área da Ciência da Informação, que se publica em Portugal, razão por que achamos que não deve morrer.

A revista publica-se há oito anos, ininterruptamente, porque tem podido contar com o apoio financeiro do Instituto do Livro e das Bibliotecas, com a receita das assinaturas e, por vezes, com a de alguma publicidade. Os conteúdos, de qualidade não despicienda, não têm faltado e esse facto tem animado a Direcção do Gabinete de Estudos a&b e a Direcção das "Páginas" a continuar.

Mas, se os leitores não se converterem em assinantes, de forma a garantir uma base financeira mínima que dê estabilidade à revista, não é possível fazer milagres.

Actualmente, a revista "Páginas a&b" tem menos de uma centena de assinantes, no entanto, para garantir alguma segurança do ponto de vista financeiro, necessita de ter o dobro.

AJUDE A MANTER AS PÁGINAS A&B.

Para além de leitor, TORNE-SE ASSINANTE
.

Aceda à petição em: http://paginas-aeb.pt.vu/

...de Bury, Catorze y la Vicipaedia...

Una antigua ambición, inconfesa hasta hoy, de bibliotecosas viene siendo la de hacernos con un ejemplar viejo del Filobiblion de Richard de Bury: una traducción castellana lo suficientemente añosa como para estar libre de derechos… e irla posteando.

El bueno de Catorze --que tiene para dar y tomar y que, como Picasso, “no busca: encuentra” ;O)-- sabe de mi afición por los latines y me pasa el enlace a la Latin library: un repositorio de lo más surtido de literatura latina a texto completo… entre los recursos que ofrece me topo con el texto latino de la obra antedicha, considerada el primer tratadín de bibliofilia de la historia; así que… ya sólo tenemos que traducirlo y “postularlo”, ¿no? :O)

Estooooooooo… ¿hay algún latinista en la sala?

----------

P.S.: aprovecho para compartir algunos de mis “favoritos” latinos:

  • Un recurso similar a la Latin library era (parece desaparecida, doy el enlace al caché de Google) la Bibliotheca Augustana, con el aliciente añadido de que toda la web estaba construida en el idioma de Catulo (con un sistema de navegación impagable: Domus, Ad lectores, Quid novi?, Responsa… y mi favorito: Epistulae electronicae :O); la leyenda del contador de visitas rezaba: “hospites carissimos abacus meus numeravit”). Actualizo: ayer parecía no funcionar, pero sigue disponible, deo gratia :O)
  • En el portal Cultura clásica, amén de muchas otras cosas, el curioso que quiera saber el significado de, pongamos, facere soloecismum, puede consultar un estimulante léxico erótico latino ;O)
  • Y, por supuesto, indispensable echarle un ojo a la Wikipedia en latín: sí, la VICIPAEDIA LATINA, que saluda al visitante con un “Ave! Vicipaedia cooperandi opus est ut creatur Libera Encyclo­paedia. Omnes ad partici­pandum invitati sunt. Nunc sunt 4,312 articuli.” ;O)

¡Ave atque vale!

Ah, y gracias, XIV :OD

----------

P.S. (02/02/2006): si os gustó lo de epistulae electronicae no os perdáis el término para la WWW en latín... la TTT: Tela Totus Terra :OD

...a los libros que no puedo comprar...

Yav me pide que actualice... seguramente porque me conoce y sabe que tiendo a ser un dejado ;O)... Así que vaya por ella.

Parece que, de un tiempo a esta parte, las "odas" han devenido nuestro leit motiv. Doy entrada hoy a esta de Jorge de Sena (Lisboa, 1919-1978), con la que di hace un tiempo en la Revista Arquitrave.

----------

ODA A LOS LIBROS QUE NO PUEDO COMPRAR

Hoy, hice una lista de libros,
y no tengo dinero para poder comprarlos.

Es ridículo llorar por falta de dinero
para comprar libros, cuando a tantos le falta para no morir de hambre.

Pero también es cierto que yo vivo aún peor que mi vida difícil, para comprar algunos libros -sin ellos, también me moriría de hambre-, porque el exceso de dificultades en la vida, la cuenta, al final cierta, de traiciones
y puertas que se cierran,
los lamentos que oigo, los diarios que leo,
todo eso lo tengo que ligar a mí profundamente,
a través de cuanto sintieron, o solos, o mal acompañados,
algunos otros que, si les hablase,
destruirían sin piedad, a veces sólo con el rostro,
cuanta humanidad yo voy pacientemente juntando,
para que no se pierda en las curvas de la vida,
donde es tan fácil perderla de vista,
si la curva es más rápida.

No puedo ni sé olvidarme de que se muere de hambre,
ni de que, en breve, se morirá de otra hambre mayor,
del tamaño de las esperanzas que ofrezco al apagarme,
al atribuirme un sentido, una ausencia de mí,
capaz de permitir la unidad que una presencia destruye.

Por eso, necesito comprar algunos libros, unos que nadie lee, otros que yo mismo mal leeré, para, cuando una puerta se me cierre, abrir uno de ellos, hojearlo pensativo, abandonarlo por inútil, y salir de casa, contando las monedas que me quedan, a ver si alcanzan para el tranvía
hasta otra puerta.

Jorge de Sena

...libro, déjame libre...

Cuesta concebir dos poéticas más divergentes que las de Borges y Neruda; el uno cincela versos, al otro le chorrean, los exhuda... El caso es que ambos dos han abundado en asuntos libroides... con bien diversa orientación: lo que en Borges es casi reverencia, en Neruda es bastante más ambiguo... Vamos, que no me imagino a Borges firmando versos del cariz de Libro, cuando te cierro abro la vida..., o ...vuelve a tu biblioteca, yo me voy por las calles...

Ha poco recogíamos aquí la Oda a la tipografía del chileno; su primer volumen de odas elementales (1954) contiene dos dedicadas al libro; son muy conocidas; aún así me traigo la primera (otro día le hago entrada a la segunda).

----------

ODA AL LIBRO (I)

Libro, cuando te cierro
abro la vida.
Escucho
entrecortados gritos
en los puertos.
Los lingotes del cobre
cruzan los arenales,
bajan a Tocopilla.
Es de noche.
Entre las eslas
nuestro océano
palpita con sus peces.
Toca los pies, los muslos,
las costillas calcáreas
de mi patria.
Toda la noche pega en sus orillas
y con la luz del día
amanece cantando
como si despertara una guitarra.

A mí me llama el golpe
del océano. A mí
me llama el viento,
y Rodríguez me llama,
José Antonio,
recibí un telegrama
del sindicato "Mina"
y ella, la que yo amo
(no les diré su nombre),
me espera en Bucalemu.

Libro, tú no has podido
empapelarme,
no me llenaste
de tipografía,
de impresiones celestes,
no pudiste
encuadernar mis ojos,
salgo de ti a poblar las arboledas
con la ronca familia de mi canto,
a trabajar metales encendidos
o a comer carne asada
junto al fuego en los montes.
Amo los libros
exploradores,
libros con bosque o nieve,
profundidad o cielo,
pero
odio
el libro araña
en donde el pensamiento
fue disponiendo alambre venenoso
para que allí se enrede
la juvenil y circundante mosca.
Líbro, déjame libre.
Yo no quiero ir vestido
de volumen,
yo no vengo de un tomo,
mis poemas
no han comido poemas,
devoran
apasionados acontecimientos,
se nutren de intemperie,
extraen alimento
de la tierra y los hombres.
Libro, déjame andar por los caminos
con polvo en los zapatos
y sin mitología:
vuelve a tu biblioteca,
yo me voy por las calles.

He aprendido la vida
de la vida,
el amor lo aprendí de un solo beso,
y no pude enseñar a nadie nada
sino lo que he vivido,
cuanto tuve en común con otros hombres,
cuanto luché con ellos:
cuanto expresé de todos en mi canto.

Pablo Neruda

----------

NERUDA, Pablo. Odas elementales. Barcelona: Random House Mondadori, 2003. ISBN: 84-9759-817-2. 253 p.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

...queremos destruir las bibliotecas...

“Queremos destruir los museos, las bibliotecas, las academias de todo tipo, y combatir contra el moralismo, el feminismo y contra toda vileza oportunista y utilitaria."
Parece una boutade o un tagline, pero se trata del décimo “mandamiento” propugnado por Marinetti en el Primer manifiesto futurista (1909).

En fin, sabíamos ya que a los simbolistas los teníamos en contra... va a ser que los futuristas tampoco nos tienen querencia :O(
En general, me temo que para las vanguardias históricas, la identificación biblioteca / tradición / cementerio es un lugar común... Hay también corrientes filosóficas contemporáneas que contemplan las bibliotecas, archivos y documentos con cierta suspicacia (podríamos hablar de La arqueología del saber de Foucault o del Mal de archivo de Derrida...); por cierto, hace centurias que no posteo nada en Bibliotecas en la filosofía... muy mal, muy mal, muy mal: cerapio en conducta para el que suscribe ;O)

la biblioteca de Bush

No puedo resistirme a transcribirlo :OD. Tomado de Quotes & Jokes (o sea, estupenda traducción):

----------

El fuego destruye la biblioteca de Bush

WASHINGTON (Reuters) - El lunes, un trágico incendio destruyó la biblioteca personal del presidente George W. Bush. Sus dos libros se han perdido. El portavoz de la Casa Blanca dijo que el presidente estaba desolado, ya que no había terminado de colorear el segundo.

----------

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres