Blogia
bibliotecosas

Filobiblion de Richard de Bury, capítulo 17

Ahí va el primer (y quizá postrer) resultado de mi empeño : un capítulo completo y la mar de sabroso del Filobiblion, traducido del latín por el que suscribe; y digo quizá postrer porque ha sido muy laborioso. El afán de poner esta obrita en la TTT en versión Creative Commons me pareció (me sigue pareciendo) una tarea bien maja... pero habrá que evaluar el ratio coste-en-tiempo/coste-en-trabajo/interés-del-asunto-para-el-resto-del-planeta... También pudiera ser que la cosa precisara (y/o se mereciese) un traductor más competente y/o más ágil: ante todo, considérese este texto como abierto a cualquier sugerencia de mejora que quien fuere tuviere a bien hacerme llegar de do estuviere :O)

En fin, que veremos qué sucede a partir de ahora, pero, en cualquier caso, mientras, y (un poco) en plan ahí-queda-eso, es un placer verdadero ofrecer este capitulín decimoséptimo de los 20 que dan forma a la obra de Richard de Bury :OD

--------- 

Capitulum XVII

De debita honestate circa librorum custodiam adhibenda

NON SOLUM Deo praestamus obsequium novorum librorum praeparando volumina, sed sacratae pietatis exercemus oicium, si eosdem nunc illaese tractemus, nunc locis idoneis redditos illibatae custodiae commendemus; ut gaudeant puritate, dum habentur in manibus, et quiescant secure, dum in suis cubilibus reconduntur. Nimirum post vestes et vascula corpori dedicata dominico, sacri libri merentur a clericis honestius contrectari, quibus totiens irrogatur injuria, quotiens eos praesumit attingere manus foeda. Quamobrem exhortari studentes super negligentiis vanis reputamus expediens, quae vitari faciliter semper possent et mirabiliter libris nocent.

In primis quidem circa claudenda et aperienda volumina sit matura modestia, ut nec praecipiti festinatione solvantur, nec inspectione finita sine clausura debita dimittantur. Longe namque diligentius librum quam calceum convenit conservari.

Est enim gens scholarium perperam educata communiter et, nisi majorum regulis refraenetur, infinitis infantiis insolesat. Aguntur petulantia, praesumptione tumescunt; de singulis judicant tanquam certi, cum sint in omnibus inexperti.

Videbis fortassis juvenem cervicosum, studio segniter residentem, et dum hiberno tempore hiems alget, nasus irriguus frigore comprimente distillat, nec prius se dignatur emunctorio tergere, quam subjectum librum madefecerit turpi rore; cui utinam loco codicis corium subderetur sutoris Unguem habet fimo fetente refertum, gagati simillimum, quo placentis materiae signat locum. Paleas dispertitur innumeras, quas diversis in locis collocat evidenter, ut festuca reducat quod memoria non retentat. Hae paleae, quia nec venter libri digerit nec quisquam eas extrahit, primo quidem librum a solita junctura distendunt, et tandem negligenter oblivioni commissae putrescunt.

Fructus et caseum super librum expansum non veretur comedere, atque scyphum hinc inde dissolute transferre; et quia non habet eleemosynarium praeparatum, in libris dimittit reliquias fragmentorum. Garrulitate continua sociis oblatrare non desinit , et dum multitudinem rationum adducit a sensu physico vacuarum, librum in gremio subexpansum humectat aspergine salivarum. Quid plura? statim duplicatis cubitis reclinatur in codicem et per breve studium soporem invitat prolixum, ac reparandis rugis limbos replicat foliorum, ad libri non modicum detrimentum.

Jam imber abiit et recessit et flores apparuerunt in terra nostra. Tunc scholaris quem describimus, librorum neglector potius quam inspector, viola, primula atque rosa necnon et quadrifolio farciet librum suum. Tunc manus aquosas et scatentes sudore volvendis voluminibus applicabit. Tunc pulverulentis undique chirothecis in candidam membranam impinget et indice veteri pelle vestito venabitur paginam lineatim. Tunc ad pulicis mordentis aculeum sacer liber abicitur, qui tamen vix clauditur infra mensem, sed sic pulveribus introjectis tumescit quod claudentis instantiae non obedit.

Sunt autem specialiter coercendi a contrectatione librorum juvenes impudentes, qui cum litterarum figuras effigiare didicerint, mox pulcherrimorum voluminum, si copia concedatur, incipiunt fieri glossatores incongrui et ubi largiorem marginem circa textum perspexerint, monstruosis apparitant alphabetis; vel aliud frivolum qualecunque quod imaginationi occurrit celerius, incastigatus calamus protinus exarare praesumit. Ibi Latinista, ibi sophista, ibi quilibet scriba indoctus aptitudinem pennae probat, quod formosissimis codicibus quo ad usum et pretium creberrime vidimus obfuisse.

Sunt iterum fures quidam libros enormiter detruncantes, qui pro epistolarum chartulis schedulas laterales abscindunt, Iittera sola salva; vel finalia folia, quae ad libri custodiam dimittuntur, ad varios abusus assumunt; quod genus sacrilegii sub interminatione anathematis prohiberi deberet.

Convenit autem prorsus scholarium honestati ut, quotiens ad studium a refectione reditur, praecedat omnino lotio lectionem, nec digitus sagimine delibutus aut folia prius volvat, aut signacula libri solvat. Puerulus lacrimosus capitalium litterarum non admiretur imagines, ne manu fluida polluat pergamenum; tangit enim illico quicquid videt. Porro laici, qui librum aeque respiciunt resupine transversum sicut serie naturali expansum, omni librorum communione penitus sunt indigni.

Hoc etiam clericus disponat, ut olens ab ollis lixa cinereus librorum lilia non contingat illotus, sed qui ingreditur sine macula pretiosis codicibus ministrabit. Conferret autem plurimum tam libris quam scholaribus manuum honestarum munditia, si non essent scabies et pustulae characteres clericales.

Librorum defectibus, quoties advertuntur, est otius occurrendum; quoniam nihil grandescit citius quam scissura, et fractura, quae ad tempus negligitur, reparabitur postea cum usura.

De librorum armariis mundissime fabricandis, ubi ab omni laesione salventur securi, Moyses mitissimus nos informat, Deuteron. uno et tricensimo: Tollite, inquit, librum istum et ponite illum in latere arcae foederis Domini Dei vestri. O locus idoneus et bibliothecae conveniens, quae de lignis sethim imputribilibus facta fuit auroque per totum interius et exterius circumtecta! Sed omnem inhonestatis negligentiam circa libros tractandos suo Salvator exclusit exemplo, sicut legitur Lucae quarto. Cum enim scripturam propheticam de se scriptam in libro tradito perlegisset, non prius librum ministro restituit, quam eundem suis sacratissimis manibus plicuisset. Quo facto studentes docentur clarissime circa librorum custodiam quantumcunque minima negligi debere.

Capítulo 17

Se ha de mostrar la debida consideración en la custodia de los libros

No sólo demostramos deferencia a Dios preparando volúmenes de libros nuevos, sino que también practicamos oficio de piedad sagrada si manejamos los libros con cuidado, y si, devolviéndolos a sus sitios adecuados, los confiamos en custodia inviolable; para que se complazcan en su pureza, cuando los tenemos en las manos, y descansen con seguridad, cuando los devolvemos a sus cubiles. De cierto que, tras los cobertores y cálices consagrados al cuerpo del Señor, merecen ser tratados con consideración por los clérigos los libros sagrados, a los que tantas veces se causa daño cuantas se les toma con las manos sucias. Por lo que consideramos conveniente advertir a los estudiantes acerca de diversas negligencias que pueden evitarse siempre con facilidad y perjudican extraordinariamente a los libros.

En primer lugar en cuanto al abrir y cerrar los volúmenes, que se muestre la oportuna moderación, a fin de no acelerar su ruptura, ni dejarlos, una vez concluido su examen, sin cerrarlos como es debido. Pues conviene conservar con mucho mayor celo un libro que un zapato.

Pero en realidad la estirpe de los estudiantes está, por lo general, mal educada, y, si no se ven refrenados por las reglas de sus mayores, se envanecen en puerilidades sin número. Se conducen con descaro, se hinchan en su arrogancia; juzgan acerca de cualquier cosa como si estuvieran en lo cierto, aun cuando son inexpertos en todas.

Verás acaso al joven obstinado, sentado indolentemente ante sus estudios, y, cuando el frío del invierno arrecia y la nariz empapada, aterido de frío, le gotea, no por ello se digna a enjugársela con su pañuelo hasta que ha regado el libro que tiene debajo con su repugnante rocío; ojalá que en lugar del códice tuviera un delantal de zapatero. Tiene las uñas llenas de porquería fétida, negra como el azabache, con la que marca el lugar de algún pasaje de su agrado. Distribuye infinidad de pajas, que coloca bien visibles en diversos sitios, para que los tallos le recuerden lo que su memoria no retenga. Estas pajas, que ni el libro tiene vientre para digerir y nadie extrae, en primer lugar distienden las sólidas ligaduras del libro, y, por fin, entregadas negligentemente al olvido, se pudren.

No vacila en comer fruta y queso sobre el libro abierto, o en llevar la copa de aquí a allá con indiferencia; y, como no tiene bolsa a mano, deja caer en el libro los restos que quedan. De cháchara constante, no cesa de discutir con sus compañeros, y, mientras aduce múltiples razones vacías de sentido, moja el libro semiabierto en su regazo con las salivas que salpica. ¿Qué más? Al punto, doblando los codos, se inclina sobre el códice y al poco el estudio le provoca un largo sueño; entonces, al deshacer las arrugas, dobla los bordes de las hojas, con no poco perjuicio para el libro.

Ya la lluvia pasó y se marchó, y las flores han brotado sobre nuestra tierra. Entonces el estudiante que hemos descrito, destructor más que lector de libros, llena su libro de violetas, prímulas, de rosas y tréboles. Entonces emplea sus manos húmedas y sudorosas para volver los volúmenes. Entonces toca el blanco pergamino con guantes polvorientos por todos lados, y recorre la página línea a línea con el índice cubierto de cuero viejo. Entonces, al aguijón del mordisco de una pulga, arroja de sí el sacro libro, que apenas se cerrará ya durante un mes, hasta que se hincha tanto con el polvo que le entra, que no obedece al intento de cerrarlo.

Se ha de prohibir especialmente el manejo de libros a los jóvenes desvergonzados, que, en cuanto han aprendido a formar las letras, en seguida se convierten en feroces comentaristas impertinentes de los más bellos volúmenes, y, en cuanto reconocen un margen amplio alrededor del texto, disponen alfabetos monstruosos; o, cualquier otra frivolidad que se les venga a la imaginación de repente, al punto su cálamo impune comienza a escribirla. Allí el latinista, el sofista, o quienquiera que sea el escriba inculto prueba la aptitud de su pluma, lo que hemos visto con muchísima frecuencia que daña en su uso y su valor los códices más hermosos.

Además hay una especie de ladrones que mutilan los libros enormemente, los que recortan los márgenes laterales para material de cartas, dejando sólo el texto; o se reservan las hojas finales, que se dejan para guarda del libro, para diversos abusos; lo que debiera prohibirse bajo amenaza de anatema.

Conviene también del todo a la honestidad de los estudiantes que, toda vez que regresen de la comida al estudio, el lavado preceda siempre a la lectura, para que el dedo untado de grasa no vuelva las hojas o disuelva las marcas del libro. Que el niño llorón no admire las imágenes de las letras capitales, ni manche el pergamino con las manos mojadas; pues enseguida toca aquello que ve. Además, los laicos, que miran del mismo modo el libro dado la vuelta y del revés que abierto del modo propio, son profundamente indignos de toda comunión con el libro.

También que el clérigo disponga, para que el maloliente cantinero sucio de ollas no toque las hojas de lirio de los libros, sino que el que ha entrado inmaculado sirva a los preciosos códices. Además convendría muchísimo, tanto a los libros como a los estudiantes, la limpieza de las honestas manos, si la sarna y las pústulas no fueran características de los clérigos.

Siempre que advirtamos defectos en los libros se han de afrontar de inmediato; ya que nada crece más deprisa que un desgarro y un roto, que, descuidados a su tiempo, se reparan luego con intereses.

Moisés, el más benigno de los hombres, nos instruye acerca de la fabricación de los armarios más limpios para los libros, en los que se encuentren salvos y seguros de todo daño, en el Deuteronomio, cap. 31: Tomad, dice, este libro y ponedlo en un lado del arca de la alianza con el Señor vuestro Dios. ¡Oh lugar idóneo y conveniente para la biblioteca, hecho de madera incorruptible de setim y recubierto de oro por todo el exterior y el interior! También el Salvador rechaza con su ejemplo toda negligencia deshonesta en el trato de los libros, como se lee en Lucas, cap. 4. Pues cuando terminó de leer la escritura profética, escrita por él mismo, en el libro que se le trajo, no devolvió el libro al sacerdote hasta que no lo plegó con sus muy sagradas manos. Con lo cual se enseña a los estudiantes clarísimamente que, acerca de la custodia de los libros, no se deben descuidar lo más mínimo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Richard D'Bury -

Estimados:
Desde el Foro Bibliotecario, richar de bury, les enviamos un afectuoso saludo y augurios de ....si de todo eso..para el 2009[trabajo-salud-afectos] y gracias por la tarea que efectuan , solo eso, esto no tiene precio!!
Saludos desde Buenos Aires...
Si nos quieren visitar, vamos..la puerta no tiene llave...y siempre serán Bien-Venidos

javier -

excelente! felicitaciones... adoramos a Richard de Bury, salvo cuando habla de las mujeres como "ese animal bípedo"

xavier -

Ayer me olvidé de poner que la edición que tengo está en castellano y en latín. Hasta otra.

xavier -

Tengo una edición del Filobiblión, si puedo ayudarte me lo dices. Ciao.

virginia -

Precioso, de verdad, me ha encantado. Muchas gracias por el curro de traducirlo, mi latín no da ni para la primera línea.

texcatl -

Mmmmm. Ahora estoy segura, este fragmento se lo he escuchado a Fermín de los Reyes, tal vez debieras escribirle un correo pero es probable que él también lo haya traducido por su cuenta. O que lo haya citado porque aparece en algún manual.

Iulius -

Texcatl, sí que hay traducciones anteriores, sí; yo no he logrado localizar nada en Internet (si lo localizas dímelo plis, sería una gran ayuda), y tampoco he podido hacerme con ninguna traducción impresa disponible en las librerías, pero haberlas haylas, desde luego.

texcatl -

¿había traducciones anteriores? Juraría que he leído antes lo de los moquillos cayendo sobre el libro...

Iulius -

Eres muy amable, Ictineo :O) Me alegra mucho que el texto te haya gustado. Gracias por la visita.

Ictieno -

No se que admirar mas, si el merito de traducir ese texto o el texto.

Yavannna -

Ya lo dije yo.. acabaria posteando en latín...

He terminado hoy de leerlo sorry por la tardanza.. a mi me parece una traducción niquelada.. claro k mi latín ni se acerca por asomo al tuyo...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres