Blogia
bibliotecosas

crespi y los trampantojos bibliotecosos dieciochescos

crespi y los trampantojos bibliotecosos dieciochescos CRESPI, Giuseppe Maria (1665 - 1747)
"Estanterías con libros de música"

COMENTARIO BIBLIOTECOSO

El pintor: Crespi, Giusseppe Maria. Bolonia, 1665 – 1747. Pintor e ilustrador boloñés. Llamado “Lo Spagnuolo”, es el artista boloñés más original de su época: autor de obras religiosas, mitológicas y de género, en ellas reacciona y rompe con la tradición académica en la que se había formado al introducir violentos efectos de claroscuro, sobre todo en sus pinturas de género. Sus obras se caracterizan por unos atrevidos efectos de luz, así como por unas figuras poderosas en sus movimientos.

El cuadro: Esta pintura es una de las más exquisitas naturalezas muertas de la pintura italiana del siglo XVIII. Los dos anaqueles están repletos de volúmenes sobre música y partituras con aspecto de ser consultados frecuentemente. Esta pintura fue probablemente un encargo de Giovanni Battista Martini, un famoso musicólogo boloñés (como boloñés era el propio pintor) reputado en toda Europa como crítico musical.

El género pictórico: Además de una naturaleza muerta, este cuadro es representativo de un género pictórico curioso: el trampantojo (o trompe l'oeil): cuando la pintura engaña al ojo creando una ilusión de tridimensionalidad: el cuadro está pintado con una técnica muy realista, y sus dimensiones son las que tendría una estantería real, así que, a primera vista al menos, no podrá menos que confundir nuestra vista pareciéndonos que lo que hay en la pared es una estantería real con libros reales.

La encuadernación: Todos los volúmenes retratados sin excepción están encuadernados en pergamino: esta encuadernación era la más modesta para la época, la común (como hoy la encuadernación en rústica), frente a las encuadernaciones en pieles nobles, en "pasta" o "badana". Esto nos habla también de que nos encontramos ante libros de uso, de consulta profesional, y no ante una colección de prestigio o de bibliófilo.

Disposición de los libros: La disposición de los libros ya no difiere de la habitual hoy día: los libros colocados verticalmente en estantes y con el lomo hacia fuera. Como hemos visto, aunque hoy nos parezca de lógica, tal manera de colocar los volúmenes y tal mobiliario son más modernos de lo que nos pudiera parecer.

Títulos en los lomos: En el caso de encuadernaciones más cuidadas, el título del lomo lo ponía el encuadernador con dorados, utilizando hierros para cada letra y pan de oro, pero en el caso de las encuadernaciones en pergamino, los títulos de los libros eran caligrafiados a mano, como estos que vemos en el cuadro.

La ordenación de los libros: La ordenación de los libros (todos ellos reales y de los cuales podemos leer los títulos), responde a consideraciones de uso de su dueño y no a ninguna clasificación: vemos que los libros de los estantes superiores están cuidadosamente ordenados y colman la capacidad del estante: al ser los más altos, de más difícil acceso, debían ser quizá los menos consultados por su dueño (aunque son los más gruesos, quizá fueran libros de referencia que el dueño apreciaba y gustaba de tener bien colocados). Según bajamos estantes los libros aparecen más desordenados, colocados como al azar (debían de ser de consulta muy frecuente) y aparecen anotaciones del dueño de la librería (papeles pautados con música manuscrita). En el estante inferior vemos incluso objetos de uso cotidiano para el dueño, como la pluma y el tintero o un cuaderno de notas abierto aún por la última anotación o consulta.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Jose -

Gracias. Valoro mucho tu blog. Yo me paso todo el dia investigando en archivos y bibliotecas. Que sigas asi

Barbol -

que interesante. muchas thks.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres