Blogia
bibliotecosas

andrés neuman y claudia en la biblioteca

¿Algún ámbito más propicio al flechazo que la biblioteca? Se admiten disensiones...

NEUMAN, Andrés. El tobogán. Madrid: Hiperión, 2002. 68 p. ISBN: 84-7517-727-1

CLAUDIA EN LA BIBLIOTECA

Rebuscas en los libros
con un extraño afán de jardinera.
Delicada y ansiosa, de perfil me pareces
distinta en ese modo de curvar las rodillas
y de tensar los muslos
debajo del vaquero;
muerte lenta
contemplar, sin tocarlo,
el pequeño tatuaje en tu cintura.
Será mejor sufrir que detallar los pechos:
¿quién se atreve a cruzar
los toboganes
que unen la palabra con su objeto?
Así que huyo
y finjo distracción;
si volvieras la vista a quien te escribe
desaparecerías, y es demasiado pronto.
Sigue leyendo, Claudia.
Haces bien en amarte.


Andrés Neuman
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

walter rosales -

El relato es muy exitante, y provoca leer mas sobre el tema

Casi -

Buena observación, Catu!

Además es relativamente fácil acercarse al "flechazo". Siempre puedes pedirle el lápiz, el diccionario... ;)

Un saludo,

Jaime -

Y qué me van a decir si a mi esposa la conocí siendo estudiantes de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia. Esa Biblioteca de la Escuela tiene mucho què contar........

catuxa -

Además de curioso, por estar ambientado en una biblioteca, es de agradecer que se trate te una visión de la época: vaqueros y tatuajes!.

Y ´por cierto ¿quien no se ha tenido alguna vez un flechazo en una biblioteca???
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres